Déjame el apartamento

Un colega le dice a otro:
– Oye tronco, tengo unas amigas que quieren divertirse un rato este fin de semana, y necesito que me prestes tu apartamento para impresionarlas.
– Ok, no hay problema, mira te dejo las llaves, total este fin de semana me voy a ver a mis padres, ¿Cuántas son?
– Pues son 3, a ver como lo hago…
– Mira, tengo unas pastillas que me recomendaron para estos casos, pero con cuidado solo tomate media.

Llega el fin de semana y mientras está esperando a las amigas, recuerda el consejo de su colega -mientras ve el frasco de las pastillas- y se queda pensando:
Pero son tres amigas, mejor me tomo 1 entera, que coño, y otra, que son 3.

El lunes llega el dueño al apartamento, abre la puerta y ve el sofá destrozado, la mesa de cristal hecha pedacitos, los floreros tirados, la alfombra desgarrada. Pasa al cuarto y ve sabanas rotas, ropa en trozos, la cama con los resortes fuera, y en un rincón ve a su colega todo tembloroso, y le pregunta:
– ¿Qué ha pasado tio?
– ¡¡¡Las muy zorras no llegaron!!! 😆

Escribe un Comentario